domingo, 10 de febrero de 2008

Vacuna Contra el Cáncer de Útero



Cada año mueren centenares de mujeres a causa del cáncer de útero. Aunque España es uno de los países de la Unión Europea con el índice de mortalidad por esta enfermedad más bajo, el gobierno ha dado luz verde a la comercialización de su vacuna. La vacuna para el cáncer de útero (de cérvix o de cuello de útero) es una vacuna que cuesta entre 200 y 400 euros que probablemente es necesaria más de una vacunación para que sea realmente inmune a esta grabe enfermedad que acaba con cientos de vidas cada año. El coste de este fármaco ha hecho que el ministro de sanidad fuera partidario de proponer una campaña universal en la que no solamente esté al alcance de todas las mujeres en edades comprendidas para poderse vacunar sino que además propone que esta vacuna sea gratuita dentro de esta campaña. La intención del ministro de sanidad es que esta campaña sea accesible a toda la población vacunable y que a la vez, se lleve a cabo a todas las comunidades autónomas a la vez para que la actuación sea más coherente y justa. Ahora, los expertos debaten sobre la población a la que debería ir dirigida esta vacuna ya que, aunque este tipo de cáncer afecte al sector femenino, no tiene efecto sobre todas las mujeres de todas las edades. Algunos expertos afirman que la mejor edad para poder vacunar es la edad comprendida entre los 9 y los 13 años aunque se puede prolongar hasta los 26, otros declaran que la edad óptima para poder poner esta vacuna es entre los 11 y los 14 años y finalmente hay otro grupo de expertos que ponen en manifiesto su preocupación por los efectos que pueda tener o dejar de tener esta vacuna. La vacuna contra el cáncer de útero previene el 70% de los tumores, especialmente de los provocados por el VPH 16, 18, 11 y 6, y generalmente se acostumbra a contagiar a través de la transmisión sexual. Esto ha generado algunas dudas a la población que ha confundido esta vacuna contra el cáncer de útero como una vacuna general contra las enfermedades de transmisión sexual. Por esto, el ministro de sanidad ha dejado claro que la finalidad de esta vacuna es acabar con el cáncer de útero.

4 comentarios:

Iago Enjo Pérez dijo...

¡Hola Bárbara!

En lo que se refiere a este artículo, me parece muy bien que se promueva la gratuidad de determinadas vacunas, tal como la del cáncer de útero, pero solo en un rango de edad en que realmente fuere efectiva; de modo que no se malgastase el dinero público y de modo en que se produjese una menor predisposición de esa mujer a padecer el cáncer de útero.

SALUDOS

PD: bonito blog

Bárbara García Rodríguez dijo...

Muchas gracias por tu comentario. Me alegra saber que pueda servir de algo la información que se pueda encontrar en este blog, así veo una pequeña recompensa en el trabajo que le dedico.
Estoy de acuerdo contigo en que debería de ser gratuita la vacuna y parece ser que se está consiguendo. 1 saludo Iago. Ya me pasaré por tu blog.

extinction dijo...

Tremendo cachondeo con la movida esta del cancer de útero y pa encima con un monumento. A nosotras que no nos llamen para formar parte de la historia, invito a leer el siguiente artículo e invito a que las mujeres se informen debidamente sobre sus cuerpos. ya está bién de tomarnos el pelo.

http://www.caps.pangea.org/MYS22.pdf

¿Vacunación masiva de las niñas una epidemia que no existe?
Leonor Taboada
Directora Revista Mujeres y Salud
A la hora de pensar este dossier, podíamos creer que estábamos solas frente a nuestro estupor por el anuncio del Ministro de Sanidad de la inclusión de una vacuna contra el virus del papiloma humano en el calendario vacunal de las niñas entre 11 y 14 años en España.
Hasta entonces, si bien seguíamos atentamente los avatares de la espectacular campaña internacional de presión- algunos lo llaman marketing- del laboratorio Merck (en España, Sanofi), fabricante de una de las dos vacunas desarrolladas para combatir dos de las quince cepas potencialmente cancerígenas del virus del papiloma humano, estábamos tranquilas, puesto que la Ministra de Sanidad anterior, Elena Salgado, había resistido a la presión del laboratorio, (y del PP que hizo de la vacunación una bandera en la campaña electoral), dejando el tema en “stand by”, La decisión de la ex Ministra, de “reflexionar y ver” antes de comprar la vacuna más cara de la historia, asombraba a nuestras amigas de Canadá (Red de Salud de las Mujeres Canadienses y Estados Unidos, (Colectivo de Boston y otras) quienes admiraban la capacidad de España para resistir la extorsión y compra de voluntades que se había producido primero en USA y luego en todos los países “ricos” para alarmar a la sociedad ante una “epidemia” feroz de cáncer de cuello de útero mediante una burda manipulación y tergiversación de datos tanto sobre la incidencia y mortalidad como sobre las virtudes de la vacuna. Con el transcurso de los días, sin embargo, fuimos descubriendo a otros aliados importantes cuyo discurso nutre también este dossier. Así fue como nos “enredamos” con prestigiosos profesores y epidemiólogos que nos iluminaron con los artículos que completan este dossier (Dres Juan Gérvas, Miguel Porta, Ildefonso Hernández Aguado y Andreu Segura) . Y con grupos de mujeres por la salud como el de las Islas Baleares, ADIBS, que trabajan sin descanso para informar a madres y padres sobre la realidad del cáncer de cérvix en España y sobre las características reales de la vacuna, presentando a las autoridades sanitarias propuestas “saludables” en las que invertir el enorme presupuesto que exigiría vacunar a las niñas.
A la hora de cerrar esta edición, La Asociación paramla Defensa de la Sanidad Pública ( http://www.mfadsp.org/) manifiesta su posicionamiento del quemtranscribo su párrafo final, que lo dice todo:
“Si realmente en España no hay ninguna epidemiamde cáncer de cuello de útero, si además nomparece tan claro el beneficio que va a reportarmla vacunación, al menos en el momento actual del conocimiento, si es posible que en unos años se tenga información más contundente que nosmayude a decidir, ¿porqué no demorar la decisión y aprovechar para mejorar nuestros resultados haciendo un auténtico programa de cribado en nuestra población?”
Desde el Editorial (Carmen Mosquera Terreiros)
hasta el último artículo (Carmen Valls Llobet), este dossier pretende hacer pensar y sopesar, sin ruido y sin miedo. La propuesta a las autoridades sanitarias es, pues, de perogrullo: consultar y pensar antes de actuar.

Flor Elizabeth Tamariz Velázquez dijo...

gracias por compartir esta información.